14 maneras de ser una persona solidaria

La oxitocina es una hormona y un neurotransmisor que se produce en el hipotálamo del cerebro. Su papel es fundamental en la regulación del estrés, el enamoramiento o en el vínculo con los bebés.  Pero también en el desarrollo de la confianza, la empatía, la compasión, el altruismo y la formación de vínculos. No en vano se la llama la hormona del placer, porque se activa con los orgasmos. Y recientemente se ha descubierto que su producción aumenta hasta el 80% cuando actúas solidariamente.

Y la solidaridad no es solo cuestión de hacer donativos económicos. De hecho, uno de los principales frenos para colaborar económicamente con entidades sociales es la falta de confianza. “No doy dinero porque no sé lo que hacen con él” es una excusa que todos hemos oído demasiadas veces. Por eso, os presentamos 14 iniciativas para poder ser solidario sin necesidad de convertirte en socio de ninguna ong.

Maneras de colaborar más allá de las donaciones:

1. Compra productos de consumo diario en tiendas de comercio justo. Seguro que has oído hablar de las condiciones de los productores de cafés o del azúcar,  ¿por qué no empiezas por complementar tu cesta de la compra con un sello de comercio justo en estos productos? Incluso puedes hacer el pedido on-line en la tienda de Oxfam Intermón. Tienen hasta café en cápsulas 😉

2. Premia a las empresas que tienen un objetivo social más allá del ánimo de lucro. Por ejemplo, la marca de lácteos “La Fageda“, cuyos trabajadores son personas con discapacidad intelectual y cuyo modelo ha creado un antes y un después de lo que es un Centro Especial de Empleo.

la-fageda-marketing

 

3. Cumpleaños, aniversarios, nacimientos, navidades… a lo largo del año existen tantos momentos para hacer regalos que muchas entidades sociales han creado originales lineas de productos únicos, creativos y además con un fin social. Podéis recuperar el artículo que dedicamos a los regalos solidarios aquí, y añadimos algunas propuestas más como los bolsos de Dona Kolors, el libro de recetas de cocina e ilustraciones “Yo cocino tú pintas” o una bufanda de la iaia.

4. Si te gusta hacer running, bicicleta o simplemente dar largos paseos, también puedes ser solidario mientras practicas deporte. Existen muchas app que te permiten medir tu rendimiento, distancia recorrida y tiempo mientras donas tus kilómetros a una causa social. Descárgate Iwopi y transforma tus hábitos deportivos en una manera de contribuir con una entidad social.

5. Hacer un cambio de armario siempre trae como resultado alguna bolsa de ropa vieja o que ya no te pones, si quieres darle una segunda vida a tu ropa o simplemente asegurarte un correcto reciclado de los materiales, puedes depositarla en un contenedor naranja si vives en Cataluña. El proyecto de Roba amiga de la fundación Formació i Treball se encarga de recoger los contenedores, seleccionar la ropa que puede ser reutilizada y la que no. Todo ello con personal procedente de programas de formación para personas en riesgo de exclusión social.

foto_roba_amiga

6. Comprar por internet forma parte del día a día de muchos de nosotros. ¿Y si tus compras sirvieran a una ong para recoger fondos? Plataformas como Wapsi permiten que a través de su plataforma, selecciones el comercio on-line que más te interesa y dones un porcentaje de tu compra, sin que te cueste nada más, a la organización social que tú elijas.

7. Y si lo que quieres es revender tus productos que ya no utilizas, existe una competencia solidaria de Wallapop: Wongo. Subes tu producto a una única plataforma pero está visible en 4 y además el porcentaje que tú escojas se va directamente a la ong que decidas. Algunas entidades con las que hemos colaborado ya están presentes en esta plataforma: AIS Ayuda a la infancia sin recursos, Fundación Boscana, Active Africa o Fundación Àlex.

8. Salir a cenar con tus amigos o con tu familia, y sin que te cueste un euro más, destinar un 25% de tu factura a una causa social local. Esto es lo que propone Dinners That Matter, una iniciativa que convoca 4 veces al año a comensales y restaurantes solidarios por una buena causa en cada ocasión.

9. ¿Cuántas veces utilizas tu móvil a lo largo del día? Y si alguna de las veces que lo haces sea para minimizar la vulnerabilidad de personas sin hogar. Descárgate la app de Fundación Arrels para informar sobre personas que viven en la calle y que un equipo de atención de la fundación pueda explicarles las opciones disponibles para mejorar su situación.

10. Donar tu móvil viejo. Seguro que tienes terminales viejos olvidados en un cajón. Existen numerosas iniciativas que permiten que tu viejo terminal sea reciclado como toca y además de ayudar al planeta, estarás contribuyendo a los proyectos de una organización social. En Havas ya tenemos implantando este sistema Pero también puedes hacerlo a través de Amnistía Internacional.

11. Y hablando de móviles, también puedes tener un dispositivo justo que te asegura que los materiales con los que ha sido fabricado no han incurrido en casos de explotación, conflicto armado o contrabando. Es el Fair Phone.

fairphone-1

12. Las tarjetas de débito o de crédito forman es un elemento imprescindible en nuestra vida cotidiana. Existen opciones que destinan un porcentaje de tus compras a proyectos sociales. Por ejemplo, la tarjeta solidaria de Bankinter o de Caja Sur.

13. ¿Qué puedes hacer con 1€ al mes? No te llega ni para tomarte un café en un bar. Teaming, es una iniciativa de microdonativos que permite ayudar a la organización que tú escojas por 1€ al mes que te retiran directamente de tu cuenta bancaria.

14. Hazte donante de sangre. Un gesto que solo puedes hacer 3 ó 4 veces al año pero que está directamente relacionado con la mejora del autoestima, la prevención del cáncer y la regulación de componentes químicos de nuestro organismo tales como el hierro. Descubre más beneficios con este postcast.

Sólo con que apliques alguna de estas fórmulas, ya estarás haciendo un cambio. Puedes pensar que es solo una gota en la inmensidad del mar, pero los grandes cambios siempre provienen de movimientos que empiezan en pequeño.

cambios

Y con este post, pongo punto y final a mi colaboración con El mundo al revés. Han sido más de 6 años donde he tenido la oportunidad, y el privilegio, de conocer muchos proyectos sociales, gestionados por apasionados de la vida y por personas con corazones gigantes. Referentes de los que he podido aprender mucho y sobretodo, que me han acercado a realidades que muchas veces pasan desapercibidas a nuestros ojos.  Empiezo una nueva andadura dentro del tercer sector pero en mi corazón siempre existirá un hueco para este proyecto.

“Mucha gente pequeña haciendo pequeñas cosas puede cambiar el mundo” ( Eduardo Galeano)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *