Matching Gift o el uno por uno

Se podría decir que la solidaridad tiene fórmulas infinitas. Tantas como ganas de ayudar. Hoy os hablamos de la fórmula del matching gift o el compra uno, dona uno (one-for-one en inglés). Este modelo hace referencia a cuando la filantropía corporativa va un paso más allá de la Responsabilidad Social Corporativa y se convierte en modelo de negocio.

El origen de esta fórmula tiene un origen en campañas de fundraising entre empleados o clientes. La empresa o marca dona exactamente la misma cantidad que aporten sus empleados (según definición de la AEFr). Una de las primeras empresas en España que puso en marcha esta iniciativa fue JP Morgan en 1997. [Descubre el histórico de otras empresas en este informe]

Este tipo de colaboración empresa-empleados-causa social sigue estando vigente e incluso ya no se duplica la ayuda sino que triplica y en algunos casos se cuadriplica: el proyecto Gavi Alliance, impulsado en España por la Obra Social La Caixa, multiplica por 4 las aportaciones al programa a través de la co-financiación junto a la Fundación Bill y Melinda Gates.

Gavi Alliance (x4)

La derivación de la fórmula del matching gift en el core business de las empresas se ha desarrollado gracias a empresas como TOMS, quien inició su aventura comercial bajo este modelo y no sólo le ha funcionado exitosamente en el campo de las alpargatas sino que han extendido su modelo de negocio a otros productos como gafas, café o bolsos. Desde 2013 han donado más de 60 millones de zapatos para niños en Argentina, Etiopía, Haití, India o Kenia.

Quizás TOMS es de las más famosas (incluso tiene patentado el “One for One”) pero existen otras empresas con igual funcionamiento. Smile Squared ha donado más de 125.000 cepillos de dientes desde 2011 y la empresa americana de calcetines Bombas ha donado más de un millón de calcetines a personas sin hogar de Estados Unidos.

Smile Squared

Captura de pantalla 2016-09-19 a las 12.33.51 Captura de pantalla 2016-09-19 a las 12.34.21

Toms

warby parker

Todos tienen en común que no son productos cualquiera. Tienen un diseño cuidado (y esperemos que unos parámetros de producción a la altura de las legislaciones laborales más exigentes) y por desgracia, una clara influencia norteamericana porque no hemos encontrado ninguna empresa española que haya copiado el modelo. (Si conoces alguna, escríbenos!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *